¿Qué es la arquitectura biomimética?

Biomimetismo es una cadena de diseño inteligente que aporta mayor eficiencia y funcionalidad de los entornos

Arquitectura biomimética

Imagen de Paula Prekopova en Unsplash

La biomimetismo es una ciencia que estudia los medios creativos que la naturaleza encuentra para adaptarse, crecer y vivir. Es un área que utiliza ecosistemas y organismos como fuente de inspiración para encontrar soluciones y alternativas para desarrollar funcionalidades útiles al ser humano.

Esta ciencia ya se considera el futuro del diseño, inspirando a los arquitectos a crear proyectos basados ​​en las estructuras biológicas de la naturaleza y sus funciones. Considerada una corriente filosófica contemporánea, la arquitectura biomimética combina la investigación científica con conceptos sociales, cuya imitación no es literal, sino estructural y estratégica.

¿Qué es la arquitectura biomimética?

Los animales, insectos, plantas y minerales han inspirado miles de soluciones. A través de ellos se observa cómo la vida se comporta, se renueva y se adapta a las innumerables variaciones y alteraciones climáticas provocadas por el ser humano.

La biomimetismo demuestra que, además de los paisajes deslumbrantes y la infinidad de recursos, la naturaleza tiene varias soluciones que pueden contribuir al desarrollo de una arquitectura sostenible, ayudando a crear proyectos duraderos. Cuando se combina con la ciencia, la biomimetismo contribuye a la calidad de vida de la sociedad en su conjunto.

Así, la arquitectura biomimética es una metodología constructiva, en la que se desarrollan proyectos a partir del análisis de estructuras naturales. En otras palabras, la corriente se basa en la naturaleza para crear edificios más sostenibles y modernos. Con eso, es posible revolucionar el diseño, los métodos de construcción y la forma en que funciona una industria.

Según un estudio de la Universidad Roger Williams , las principales formas de utilizar la biomimética en la arquitectura son: arquitectura que imita las funciones de la naturaleza, arquitectura que imita las formas de la naturaleza y arquitectura que imita partes de la naturaleza.

La arquitectura que imita las funciones de la naturaleza es aquella que emplea una o más funciones basadas en ejemplos de la naturaleza en el diseño arquitectónico. Estos ejemplos utilizan funciones para adaptarse a la ubicación, el clima y el consumo de energía, sin dañar ni contaminar el medio ambiente circundante.

La arquitectura que imita las formas de la naturaleza extrae propiedades estructurales incorporadas en el diseño de formas naturales. Las estructuras naturales han sufrido muchos años de evolución. Tienen un nivel de perfección que implica "prueba y error". Las estructuras vivas hasta el día de hoy representan los éxitos de la naturaleza. Estos ejemplos naturales proporcionan una gama de materiales innovadores y formas estructurales que tienen la capacidad de hacer frente a las fuerzas climáticas y ambientales. Estos "diseños superiores" son cruciales para el desarrollo arquitectónico inteligente.

La arquitectura que imita partes de la naturaleza, por otro lado, se enfoca en extraer propiedades estructurales, formales o funcionales de ejemplos de la naturaleza, para su aplicación en componentes de construcción. Este método se puede utilizar para reemplazar el revestimiento de edificios y sistemas mecánicos, o simplemente se puede aplicar como una capa adicional al sistema existente. El objetivo es incrementar el desempeño de la construcción, resultando en eficiencia y una mejor adaptación al medio natural.

¿Cuál es la importancia de la arquitectura biomimética?

La construcción civil y la industria son sectores que aún generan muchos residuos en nuestra sociedad. Además, muchas organizaciones no se preocupan por este tema y eliminan los residuos generados de forma incorrecta.

Quienes no adoptan políticas sostenibles pierden credibilidad en el mercado, ya que los clientes son cada vez más exigentes y preocupados por la causa medioambiental. Por tanto, esta actitud no ayuda en la preservación de la naturaleza e influye en el futuro de su gestión. Por tanto, la arquitectura biomimética es una corriente de pensamiento que debe formar parte de tu planificación estratégica.

Cuando la arquitectura imita las funcionalidades de la naturaleza, es posible escapar del sentido común, garantizar el progreso de la sociedad y respetar el espacio natural que nos rodea.

¿Cuáles son las ventajas competitivas de la arquitectura biomimética?

Ganancia de notoriedad

Los proyectos que valoran la arquitectura biomimética se convierten en referentes en sus regiones y cobran protagonismo en las noticias, atrayendo un mayor número de clientes y, en consecuencia, notoriedad. Por tanto, es muy importante aplicar medidas sostenibles, como la biomimetismo.

Optimización de inversiones financieras

Todos los emprendedores quieren incrementar sus ganancias y reducir gastos, sin embargo, pocos saben cómo hacer realidad estos objetivos. Es necesario analizar las oportunidades disponibles en el mercado y adaptarlas a los servicios que brinda su negocio.

En muchos casos, el camino no siempre es fácil. Al optar por la degradación de la naturaleza, ya que es el proceso más barato y sencillo, se abren lagunas para numerosos problemas. Así que ten en cuenta que existen multas, sanciones y embargos para quienes no respeten la naturaleza. Además de los gastos financieros, contribuye al agotamiento de los recursos naturales de nuestro planeta y pone en riesgo todas las formas de vida existentes.

Además, la arquitectura biomimética, con estructuras dimensionadas, promueve la mejora de su presupuesto financiero. Si desarrolla proyectos de iluminación y ventilación natural, por ejemplo, es posible reducir los costos de energía. Esto le deja más recursos para invertir en otras áreas.

Asegura la sostenibilidad

Todos los puntos cubiertos convergen en un solo punto: la sostenibilidad. Actualmente, ya no es posible impulsar el crecimiento sin pensar en las consecuencias de nuestras acciones. Las actividades humanas solo pueden llevarse a cabo cuando existe un control de riesgos y una planificación para compensar cualquier daño a la naturaleza.

Al practicar la arquitectura biomimética, se crea una relación armoniosa entre el ser humano y el medio ambiente, enfatizando la importancia de una sociedad ecológicamente correcta y más eficiente.